Efectos de la virtualidad en las clases online

Hablando de un caso más particular, durante las clases presenciales, algunas personas de personalidad introvertida tenían problemas relacionados con socializar, participar en clases, entre otras cosas. Además, las horas de la casa al colegio y regresar a la misma, te quitaba tiempo y tranquilamente ese se puede emplear en otras cosas, como hacer tareas o simplemente disfrutar de tu tiempo libre.

Desde que estamos en clases virtuales, como estudiantes tenemos más tiempo, algunos tienen más confianza y en general el ambiente de trabajo es distinto, para algunos va a ser mejor que para otros. Conozco personalmente casos en los que tienen menos tiempo libre estudiando de forma virtual que presencial.

Tomando todo eso en cuenta solo hay una cosa de la que puedo hablar con total confianza, mi caso. Estudiar a distancia me ayudó a salir de una rutina que me desagradaba y que de a poco me empezaba a consumir. Generalmente no soy una persona extrovertida (o por lo menos ya no), me resulta más fácil, rápido e incluso divertido tener clases en modalidad virtual, pues gracias a la misma he podido expandir mis conocimientos y habilidades, enfocando una parte de mi día a clases, y el resto a aprender o buscar sobre cosas que me interesan o podrían interesarme, lo que ahora es mucho más fácil y económico con plataformas como Doméstika o Crehana, las que en ocasiones llegan a regalar cursos virtuales.

experiencia clases online

No voy a decir que la llegada de la pandemia es un regalo, porque es todo lo contrario; pero, el punto de vista por el que opté ver y analizar toda la situación que viene rondando por la cabeza de más de alguno con esto de cuarentena, toques de queda, cepas, entre otras cosas, es simplemente tomarlo como una oportunidad para conocerte a ti mismo, después de todo ¿Qué mejor momento para conocerte que ahora?

Puedo decir que como estudiante las clases virtuales me ayudaron a comprender varias cosas que ni siquiera sabía que existían, además de reforzar de cierta forma la voluntad y mi carácter, puedo decir por testimonio propio y de conocidos, que incluso ayudó a mejorar el autoestima.

El tener clases virtuales obliga a los estudiantes, que se pueden permitir tenerlas, el organizarse, ser cumplidos y aunque no sea del todo necesario, ser ordenados. También, hay que recordar que no es necesario escribir obras maestras de la literatura latinoamericana todos los días en tus tiempos libres, está bien tener días de descanso o simplemente días en los que comer helado y revisar Instagram suene mejor que leer un libro, hay que alejarnos de pensamientos dañinos e incluso peligrosos como los que sugieren cosas como “estar acostado o sin hacer algo en específico no es productivo”, “desperdicias tu día viendo series, escuchando música, o revisando redes sociales”, “no estar pendiente de las noticias es irresponsable”, “en tus tiempos libres debes seguir leyendo y creando, sin -pero- que valga”.

Este tipo de pensamientos pueden dañarnos a nivel emocional y psicológico; además, tratar de ser “productivo” las 24 horas del día puede afectar a nuestro cuerpo gravemente, hay factores como la ansiedad, estrés, depresión, entre otras, que no se toman en cuenta a la hora de hacer éste tipo de comentarios.

Tampoco está bien ir al otro lado y pasar todo el día, todos los días sin moverte de tu cama porque es mejor quedarte a ver una serie.

Hay que saber poner límites saludables en ambos extremos, y hay que tratar de disfrutar lo que se hace, ir a tu propio ritmo y no exigirte demasiado, después de todo sólo tienes una vida.

autor gael

Gael Castelo
Estudiante de 2BGU

Síguenos, comparte y dale Me Gusta 🙂

Deja una respuesta